La rutina y los motivos para el matrimonio

“En todo matrimonio que ha durado más de una semana existen motivos para el divorcio. La clave consiste en encontrar siempre motivos para el matrimonio.”
Robert Anderson

He querido empezar con esta frase de Robert Anderson porque cada día que pasa estoy más de acuerdo con él, y con esto... no quiero decir que mi relación de pareja sea de estas aparentemente ideales que parece que abundan en todas partes! No, no, al contrario! Desgraciadamente... mi caso es justo el contrario. Y la verdad... tampoco puedo creer que sea la única persona en el planeta que esté pasando por esto, me niego a creerlo! Así que... he pensado que voy a intentar hacer caso de esta frase e intentaré encontrar mis motivos para el matrimonio! Al mismo tiempo intentaré relatar mi experiencia personal a través de estas líneas y puede que algún día ayude a alguien a seguir (o no seguir) con su relación de pareja.

Entiendo que primero debería poner en antecedentes al lector, así que... describiré en pocas palabras mi relación. 

Mi matrimonio (entiéndase matrimonio como mi relación de pareja) dura ya más de la mitad de mi vida y aunque son muchos años y algunas personas esto les parezca infinito... no es para tanto puesto que tengo 33 años y salgo con mi pareja desde los 16. Es decir, llevamos juntos 17 años.

Es irónico pensar que cuando comienzas una relación y estás en la fase de embobamiento... en lo único que piensas es cuándo podrás estar a todas horas con él o con ella y en cambio cuando realmente tienes esa ocasión... no dejas de pensar cuándo vas a tener tiempo para ti solo, pero creo que antes o después... a todos nos llega ese momento. No creo en las relaciones perfectas, bueno lo que no creo es que puedan existir, no al menos de la manera que el diccionario nos define esta palabra:

perfecto, ta.
(Del lat. perfectus).
1. adj. Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea.
2. adj. Que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto. Jesús es un perfecto caballero.
3. adj. Der. De plena eficacia jurídica.

Que por qué no creo que puedan existir? Muy sencillo, porque no creo que se pueda dar el grado máximo o mayor grado posible de nada, es decir, que creo que todo en esta vida es mejorable. Y si llevamos la definición a los defectos también se cumple, porque también creo que todo puede ir a peor. No obstante también creo que la vida carecería de interés si todo fuera sencillo de conseguir o si lo tuviéramos todo, opino que las dificultades son necesarias para que apreciemos la vida en general, que los retos de cada uno hacen que su vida sea interesante, alcanzar la metas que uno se ha propuesto hacen que se sienta bien consigo mismo y con su vida, pero para eso... es evidente que todos necesitamos tener nuestros propios retos, nuestras propias metas... es decir nuestros propios deseos y tener un deseo significa tener algo del que aún no se dispone. Sino... mirar como la RAE lo define usando palabras como aspirar, anhelar o sentir apetencia:

desear.
(De deseo).
1. tr. Aspirar con vehemencia al conocimiento, posesión o disfrute de algo.
2. tr. Anhelar que acontezca o deje de acontecer algún suceso.
3. tr. Sentir apetencia sexual hacia alguien.

Pero hay veces que cuando ya se ha alcanzado lo deseado, lo anhelado, lo que uno aspiraba a tener... también deja de tener interés porque como ya lo has conseguido... y parece que yo en mi relación he llegado a ese punto, porque desgraciadamente desde hace un tiempo pienso muchas veces en por qué no cambio de vida, de ciudad, de trabajo, de pareja... y el darme cuenta de que deseo tantas veces el cambio... me ha hecho pensar que como muchas otras parejas nosotros también hemos caído en la monotonía y rutina. Y por hoy terminaré con esta frase de Paulo Coelho porque creo que describe a la "perfección" mi situación:

"Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es mortal"
Paulo Coelho 

Mañana seguiremos con más. Gracias por leerme.